Bolsas publicitarias: alto retorno de inversión con un regalo de marketing

Bolsas publicitarias: un regalo de marketing con un alto retorno de inversión

Bolsa publicitaria personalizada

Las bolsas publicitarias personalizadas son todo un clásico cuando tenemos que promocionar algún tipo de producto, servicio, o bien simplemente extender la imagen de marca de cualquier tipo de negocio.

Esta estrategia, aunque si bien no es nueva, sigue funcionando a la perfección. Y si no te lo crees, tienes el ejemplo básico de las bolsas de supermercado; aquellas con las que nos podemos llevar la compra a casa, y una vez allí recordar en todo momento que la marca existe. Además, estas bolsas las usamos para prácticamente cualquier cosa, por lo que nosotros mismos nos convertimos en distribuidores de la marca allá a dónde vayamos.

Ahora bien, las empresas suelen publicitarse en bolsas de mayor calidad; obteniendo modelos que han sido fabricados con materiales que garantizan la permanencia al paso del tiempo. De esta forma, el cliente potencial tendrá a su alcance un tipo de bolsa que ha sido pensada para durar, no para que se le estropee con tan solo girar la esquina.

A continuación, vamos a analizar los principales criterios que se usan para fabricar bolsas publicitarias personalizadas.

Criterios en los que basarse a la hora crear una estrategia de bolsas publicitarias personalizadas

Tipo de material: Algodón, tela o non-woven

Son la opción más clásica, siendo económicas, resistentes y muy vistosas.

Además, dentro de este grupo también podemos encontrar algunas bolsas que se han confeccionado en material non-woven (es decir, textil no tejido). Básicamente es un tipo de lámina, o napa de fibras porosas y flexibles, que se unen entre si a través de una completa red de fibras, pero con la particularidad de que es un material no tejido. Es posible que conozcas a este material más bien como TNT.

Comparte algunas características con el algodón o la tela, como su resistencia y su duración. Pero, además, las podemos encontrar en muchas tonalidades a nuestra disposición.

La principal estrategia de marketing que la empresa sigue es elegir un color que se asocia con los valores de la misma (por ejemplo, si su logotipo es de color verde, la bolsa será de color verde), además de integrar el logo en alguna parte, una frase, o algún otro tipo de elemento identificativo.

Tipos de asas

También es muy importante analizar el tipo de asa de las bolsas personalizadas. Por lo general, tenemos la opción de elegir, o bien asas cortas, o bien asas largas. ¿Cuál es la opción que mejor casa con nuestro negocio? Pues realmente dependerá de lo que se vaya a guardar en ellas.

Las bolsas publicitarias personalizadas que tienen asas largas son una buena opción para colgarlas al hombro, dando la máxima comodidad posible al usuario, ya que no las tendrá que usar con sus manos.

Por otra parte, las de asas cortas son las más cómodas para poder llevarlas con la mano.

Muchas empresas deciden no arriesgas y directamente ofrecen ambos tipos de bolsa, para que el cliente pueda elegir la que más se ajusta a sus necesidades.

Plegables

Y terminamos con este tipo de bolsa también considerada una muy buena opción. Estas bolsas publicitarias personalizadas tienen la habilidad de reducir su tamaño de forma considerable cuando el cliente potencial no las quiere usar, pudiéndose guardar en prácticamente cualquier parte.

Pero esto no hace que sea más pequeña ni mucho menos, si no que el usuario podrá integrar en ellas prácticamente lo que le venga en gana.

Si apuestas por estas bolsas publicitarias para tu empresa, no vas a tardar en ver la inversión de vuelta.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *