Cómo funcionan las bolsas isotérmicas
Cómo funcionan las bolsas isotérmicas
Bolsas isotérmicas personalizadas

Consejos útiles sobre las bolsas isotérmicas: Conocer su funcionamiento y cómo podemos personalizarlas

En cualquier momento, y sobre todo en el verano, nos hace faltan bolsas térmicas para mantener el frio de nuestros alimentos. Sabiendo cómo funcionan, evitaremos romper la cadena de frio para mantener los alimentos en buen estado. Ya sea para la compra semanal en el supermercado o para realizar un picnic en el campo o la playa, tendrás unas bolsas térmicas específicas para cumplir perfectamente cada función.

Todo ello sin olvidar que pueden llegar a ser un merchandising muy interesante. Las empresas suelen adquirir bolsas isotérmicas personalizadas para realizar publicidad de sus negocios. Ya sean pequeños supermercados o cualquier otro negocio, suelen ser atractivas por su utilidad y por su gran potencial publicitario dadas las grandes áreas de marcaje que ofrecen.

Cómo funcionan las bolsas isotérmicas

Para empezar, vamos a explicar como funcionan estas bolsas isotérmicas. Sabemos que estas mantienen la temperatura interior a niveles aceptables para aguantar entre 2 y 8 ocho horas, dependiendo de los modelos. Para conseguir esto, se fabrican con diferentes láminas de polipropileno, poliuretano o polietileno. Entre estas capas se forma un espacio donde se coloca un aislante de alta densidad, que reduce la transmisión de la temperatura al exterior, guardando la temperatura adecuada.

Además, estos materiales proporcionan dos funciones adicionales: la impermeabilidad y la reutilización.

De esta manera, si se rompe algún envase dentro, el líquido no se saldrá de la bolsa isotérmica manchando todo. Por otro lado, en un mundo invadido de plásticos, ayudamos a proteger el medio ambiente con una bolsa que permanecerá contigo bastante tiempo.

Merchandising con estas bolsas isotérmicas personalizadas

Todas estas características configuran estas bolsas isotérmicas personalizadas como un artículo publicitario muy interesante. Dada su durabilidad y sus áreas de impresión, estos materiales son aptos para la impresión de logos, eslóganes y demás diseños que la firma quiera implementar.

Por eso, empresas de todo tipo suelen utilizar estos artículos como merchandising personalizado. Ofrecerlas a clientes para evitar que la compra se estropee, repartirlas a los asistentes de algún evento veraniego para que lleven sus bebidas y bocadillos lo más fresquitos posibles, o bien, como un regalo de empresa.

La personalización para las bolsas térmicas

Aunque escoger el modelo de bolsas térmicas sea dificultoso debido a la gran variedad que existe, tendremos que acotar dependiendo de la utilidad que necesitemos. Las tenemos de todos los tipos: con asas largas, en forma de mochila para hacer excursiones al campo, con formas clásicas, bolsas térmicas para latas y refrescos, etc.

Una vez elegido, será casi obligatorio personalizar estas bolsa térmicas publicitarias. Ten en cuenta que, sin este detalle, será una bolsa más en un mundo repleto de ellas. Deberás de hacerlas únicas, con un diseño que atraiga la atención a tus colores de empresa, tu logotipo o el eslogan que quieres que recuerden.

Para ello, podemos utilizar determinadas técnicas de impresión, que podrás elegir dependiendo del acabado que quieras y del presupuesto que manejes:

  • Serigrafía. Es la más usual y se basa en una pantalla que va implementando diferentes colores. Puedes seleccionar hasta 4 colores que dejará un acabado correcto. Además, es de las más económicas.
  • Transfer de sublimación. Con esta técnica podrás imprimir una imagen a todo color o una fotografía. Claramente, será ideal si utilizas unas bolsas térmicas personalizadas con un acabado tan auténtico.
  • Bordado. Dado que, en muchos casos, el exterior está hecho de poliéster, podemos practicar el bordado de un logo o un eslogan. Esta técnica es de la más caras ya que la calidad de esta dependerá de las puntadas que quieras; a más puntadas, más tupido y de mejor calidad será el logo.

Una vez que esté todo el pedido en tu poder, solo tendrás que decidir dónde usarlo. Seguro que consigues el éxito que esperas. Esperamos que hayáis aprendido cómo funcionan y lo interesantes que son las mochilas como merchandising. ¡Hasta el siguiente post!

Si te ha gustado esta entrada quizás te interese saber cómo personalizar sombreros.