¿Qué es una imagen vectorizada y cómo se hace?
¿Qué es una imagen vectorizada y cómo se hace?

¿Qué es una imagen vectorizada y cómo se hace?

Las imágenes vectorizadas suelen causar confusión entre nuestros clientes. Dado el carácter técnico del sector del merchandising, es confuso comprender, ¿porqué se necesita una imagen con alta calidad para realizar los fotomontajes? ¿Qué es una imagen vectorizada? ¿Porqué necesitas una imagen con alta resolución para realizar un diseño de tan solo unos centímetros? ¿Cuáles son los formatos de alta definición y para qué sirven?

Podrás conocer la solución a todas estas incógnitas. Así podrás comprender un poquito más la labor de Ravanetto, y cuáles son los procesos para realizar el mejor merchandising personalizado del sector.

¿Qué es una imagen vectorizada?

Cualquier imagen ordinaria son un conjunto de píxeles, unidades de información que le indican al visualizador qué color o forma tiene cada parte de la fotografía. Por el contrario una imagen vectorizada consiste en convertir este tipo de información a una fórmula matemática consistente en puntos y líneas.

Esto permite ampliar, reducir o modificar como te plazca, ya que solo tienes que ajustar los parámetros para conseguirlo. Si ampliamos una imagen sin vectorizar, esta produciría un efecto que coloquialmente definimos como «esta imagen está pixelada».

Gracias a programas como Adobe Ilustrator podemos hacer esto fácilmente.

Imágenes en formato .jpg o .png. La materia prima de donde partimos

Para crear una imagen vectorizada debemos explicar las características iniciales que pueden tener las imágenes que recibimos. Esta sería la «materia en bruto», a partir de la cual tendremos que trabajar en programas vectoriales.

Archivos .jpg y .png para imágenes vectorizadas.

Al ser una empresa de personalización de merchandising, trabajamos diariamente con imágenes que nos proporcionan nuestros clientes. Durante todo el proceso les informamos de la necesidad de recibir imágenes con calidad, en formatos .psd o .ai, pero también nos pueden hacer llegar imágenes con formatos más pobres como .jpg o .png.

Hay que decir que los primeros formatos serían imágenes con mejor calidad y pueden estar o no vectorizadas ya. Por el contrario, las imágenes con formato .jpg o .png serían un formato de compresión con pérdida y para realizar cualquier boceto habría que vectorizarlo con el proceso que explicaremos.

Estos formatos están basados en puntos, y aunque no los veamos, suponen un problema a la hora de ampliar o reducir la imagen ya que crean ruido. Este ruido se traduce en pérdida de calidad, por lo que estas imágenes no se pueden utilizar en la personalización de ningún artículo publicitario.

¿Cómo se hace una imagen vectorizada?

Una vez estudiado nuestro problema, procederemos a explicar el proceso para vectorizar nuestra imagen. Para ello, necesitamos utilizar un programa vectorial. El más conocido y utilizado es Adobe Ilustrator pero hay otros como Corel Draw, Gravit, Inkscape y Vectr.

Importación del archivo y conversión a lineas

Una vez abierto nuestro programa, debemos abrir el archivo en nuestra mesa de trabajo (un espacio en blanco por defecto que tendrás al abrirlo) para empezar con las modificaciones. Acto seguido, debemos convertir la imagen de formato de bits a líneas puras. Esto lo conseguimos mediante una herramienta denominada «Calco de imagen» y luego expandimos a toda la imagen.

Imagen importada vs imagen vectorizada

Esto hará que el programa traduzca esos puntos de las imágenes en .jpg o .png, y los unirá mediante líneas rectas. El problema es que habrá infinidad de puntos que no sean útiles para darle la forma final a la imagen. Es decir, podemos tener una línea recta que tenga 4 puntos de unión, en vez de tener solo dos puntos (que es lo que se necesita para hacer una línea continua en un plano 2d).

Reducción de puntos para aligerar la imagen vectorizada y darle calidad

Posteriormente, nos queda el arduo trabajo de eliminar todos esos puntos de unión que hemos explicado anteriormente. Para ello, iremos moldeando el diseño con la forma más eficiente que requiera menos puntos.

NOTA: Antes hemos hablado de líneas, pero también se trabajan con otras formas clásicas como las curvas. Con estas formas básicas se puede modificar la imagen para que refleje realmente el diseño.

Te mostramos en una imagen donde verás la diferencia entre un diseño depurado y otro en bruto.

Imagen rectificada

Vale, lo admitimos, no tiene que quedar perfecto para realizar un diseño sobre una superficie pequeña. Pero si lo trabajamos bien, ese archivo vectorizado nos servirá en un futuro para infinidad de necesidades: modificar sus formas y fondos de color, ampliar o reducir el tamaño requerido, o ajustar con un solo golpe de ratón el grosor de líneas y contornos.

En Ravanetto guardamos los diseños, por lo que, si ya has hecho pedidos con nosotros agilizaremos los procesos para enviarte bocetos casi al instante. Además, tan solo tendrás que indicarnos las modificaciones para que nuestros diseñadores las apliquen en el artículo personalizado que necesites.

Terminamos el diseño vectorizado añadiendo los rellenos de color

Una vez que tengamos la imagen vectorizada aplicarle color será sumamente sencillo en Ilustrator. Simplemente seleccionando la zona y clicando en el color elegido. Podemos hacer lo que queramos: darle color al contorno, hacer rellenos, degradados o aplicar colores planos sobre un área determinada.

Escala de color CMYK

Si intentásemos dar color a una imagen sin vectorizar y sin depuración, los colores se expandirían de mala manera, quedando un diseño emborronado.

Podremos aplicar colores con diferentes escalas: CMYK, HSB, LAB, RGB, Pantone Coated o Uncoated. Aunque en esencia serán iguales, dependiendo de la técnica de personalización tendremos que usar una escala de colores u otra. Por ejemplo, la escala Pantone Coated se utiliza para serigrafía, y será la escala principal que usaremos. Sin embargo, si utilizamos impresión digital o sublimación, necesitaremos CMYK (Cyan, Magenta, Yellow and Black).

El boceto terminado

Creada la imagen vectorizada y aplicado el color, ya podemos utilizar el diseño para crear el boceto. Este elemento es el recurso gráfico que te enviaremos, y consiste en acoplar el logotipo ya vectorizado sobre otra imagen del artículo publicitario que nos hayas pedido dentro de las áreas de marcaje que nos digas.

Boceto con la imagen vectorizada

Así, una vez que nos indiques las modificaciones que te gustarían, será muy sencillo modificarlo y solo consistirá en minutos de trabajo. Recuerda que en Ravanetto podrás hacer todas las modificaciones que quieras al diseño sin ningún coste extra, y que solo pasaremos el pedido a producir una vez nos hayas dado tu «ok» final.

Conclusiones…

Como ves, vectorizar una imagen y prepararla para el proceso de impresión es una labor ardua que puede requerir bastante trabajo. Cuanta peor calidad tenga la imagen se requerirá un trabajo adicional. Es por eso que recomendamos a nuestros clientes que tengan una imagen de buena calidad para poder realizar los trabajos de diseño más rápido.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *