Ravanetto utiliza "cookies" para garantizar un correcto funcionamiento del carrito de pedidos. Al navegar a través de nuestros productos publicitarios aceptas el uso que hacemos de las "cookies" para poder ofrecerte los regalos personalizados más interesantes del mercado. Privacidad y cookies.

Regalos publicitarios personalizados para empresas

Regístrate

Crea una cuenta para gestionar todas tus actividades con Ravanetto:

  • Seguimiento del estado de tus pedidos.
  • Proceso de solicitud de pedidos más ágil.
  • Guarda los productos en la cesta para más adelante.

Iniciar sesión

¿Has olvidado la contraseña?

Serigrafía: Cómo se realiza y qué tipos existen

La serigrafía es la técnica de impresión más utilizada en el sector de los regalos publicitarios. En Ravanetto contamos con la maquinaria suficiente para poder personalizar vuestros artículos mediante todos los tipos de serigrafía: serigrafía automática, manual, circular y textil.

En esta entrada vamos a explicar su proceso paso a paso cada tipo, desde la creación de la imagen vectorizada hasta el paso por el tunel de secado de camisetas, sudaderas y camisas. Unos procesos interesantes y necesarios para poder imprimir tus botellas, gorras, portadocumentos, paraguas, o camisetas serigrafiadas.

¿Qué es la serigrafía?

La serigrafía es un método de reproducción de imágenes sobre la superficie de casi cualquier material. Consiste en transferir un diseño desde una malla a la zona de impresión gracias a tintas especiales. Se puede aplicar cualquier tonalidad, y para elegir el color se suele emplear la escala Pantone Coated.

Más adelante veremos el proceso al detalle, pero de momento nos sirve como aproximación.

Breve historia de la serigrafía

La serigrafía es una técnica milenaria cuyo origen se sitúa en las islas Fiyi en torno al año 3000 a.C. Esta disciplina ha sido utilizada en el Antiguo Egipto, en las edades más tempranas del Imperio Chino y en numerosas civilizaciones a lo largo de toda la historia.

Ya en el siglo XX, concretamente en los años 60, es cuando la serigrafía toma un cariz popular gracias a los grabados de Andy Warhol. También es en esta época cuando se inventan las máquinas que nos permitirán a día de hoy disfrutar de esta técnica de marcaje; elementos que mencionaremos en un momento.

¿Cómo se crean los fotolitos para serigrafía?

Paleta para serigrafía manual

Vamos a explicar la primera parte del proceso de la serigrafía, la creación del fotolito. Para empezar debemos comprender qué es una imagen vectorizada.

Cuando nuestro cliente nos proporciona el logotipo que quiere serigrafiar en camisetas personalizadas, botellas publicitarias o cualquier otro artículo promocional debemos vectorizar dicha imagen (si no lo está). Esto consiste en convertir los píxeles de dicha fotografía en una fórmula matemática consistente en puntos y lineas.

Para crear el fotolito que se necesita para utilizar serigrafía debemos que fragmentar dicha imagen vectorizada en cada color que posee. Luego, lo imprimos sobre un papel de plástico especial, siempre en color negro (los datos de color del logotipo lo tendrán los operarios del taller para la etapa de personalización).

Ejemplo: Si tenemos un logotipo que sean dos letras, "A" y "B", y se quiere serigrafiar cada letra de un color, debemos dividir el diseño en dos fotolitos. Por un lado, la "A", y por otro la "B". De esta manera podemos aplicar la serigrafía por orden de color, y llegar al diseño deseado.

¿Cómo se prepara la pantalla serigráfica?

Las pantallas serigráficas son unas mallas metálicas porosas enmarcadas en aluminio que son necesarias para que la tinta solo pase por el diseño que le hemos marcado. El proceso para que podamos serigrafiar cualquier cosa con ellas es algo complejo:

  1. La pantalla al completo se cubre con una sustancia denominada "emulsión". Cada poro de la malla metálica debe cubrirse con dicha sustancia, y es muy importante, ya que una mala ejecución podría hacer que tuviésemos que repetir el proceso.
  2. La pantalla cubierta con una película de emulsión pasa a un horno para que seque. Este horno hace circular una corriente de calor que solidifica toda la emulsión de la malla para poder pasar al siguiente punto.
  3. Juntamos fotolito en la pantalla ya preparada con la emulsión. Podemos hacerlo con un poco de celofan sin temor, ya que si ha secado correctamente, la pantalla emulsionada será rígida.
  4. Pasamos la pantalla con el fotolito a la insoladora. Esta máquina "insola", es decir, emite luz ultravioleta de tipo A sobre la malla con el fotolito. Esto hace que la emulsión desaparezca solamente en los poros donde está el diseño.
  5. NOTA: En las máquinas antiguas esta máquina necesitaba de una habitación con luz roja, pero las actuales disponen de tapas especiales con las que se puede trabajar en entornos con luz natural. Aun así, es conveniente un espacio con poca luminosidad.

  6. Por último, solo queda limpiar la pantalla en el caso de que tenga algún trozo de emulsión sobrante.

NOTA: Tengamos en cuenta que habrá que realizar tantas pantallas como fotolitos tengamos. Con el ejemplo que hemos mencionado previamente, habrá una pantalla diferente para la letra "A" y para la letra "B".

Cómo podréis adivinar, el área de marcaje de la serigrafía será tan grande como lo permita la pantalla de impresión. Pero eso no es problema, ya que en Ravanetto disponemos de pantallas de impresión de todos los tamaños para poder ajustarlos a todos los objetos publicitarios.

Una vez hemos terminado de preparar la pantalla, solo nos queda comprender el proceso mecánico de personalización, que dividiremos dependiendo de la técnica de impresión.

¿Qué tipos de serigrafía existen y cuál es el proceso de impresión?

La serigrafía ha evolucionado mucho desde los años 60. Nuevos procesos y maquinaria ha permitido utilizar este tipo de impresión en superficies donde antes sería imposible. Conseguir paraguas personalizados, customizar textiles con rápidez o aplicar serigrafía en artículos circulares necesita de adaptaciones especiales, que en muchos casos requiere de maquinaria especializada, y operarios expertos que sepan como aplicarla.

Es por eso que os mostramos los tipos de serigrafía que existen. No es una lista cerrada, pero os servirá para haceros una idea de cómo personalizamos en Ravanetto los artículos promocionales más comunes.

NOTA: Mientras que la tampografía es un proceso uniforme, dependiendo del tipo de serigrafía la preparación de la maquinaria y la colocación del objeto a serigrafíar es diferente.

Serigrafía manual

Creación de fotolitos

La serigrafía manual es la más frecuente, y la que menos maquinaria necesita. Es muy manual y tan solo cosiste en una serie de pasos:

  1. Incorporamos un adhesivo a la zona donde vamos a colocar el objeto a serigrafiar; también podemos fijarlo con un molde o con un bastidor si es un textil. El objetivo es que no se mueva durante el proceso de impresión.
  2. Colocamos la pieza sobre este adhesivo o molde y nos aseguramos que queda bien fijo.
  3. Limpiamos la pantalla que hace contacto con la pieza de cualquier resto de tinta que hayamos tenido anteriormente.
  4. Aplicamos la tinta sobre la malla de la pantalla.
  5. Bajamos la pantalla hasta pegarlo al objeto a serigrafiar.
  6. Volvemos a aplicar presión de nuevo con la espátula para hacer pasar la tinta a través de la pantalla, dejando una impresión perfecta.

Caso especial con los personalizar paraguas. Siempre se requiere serigrafía manual por las características del propio paraguas. Se utiliza una mesa especial para asegurarte que el logotipo está en el mismo sitio en cada uno de los gajos. El secado es muy laborioso y se requiere de mucho tiempo para que seque la tinta adecuadamente.

Serigrafía semiautomática

La serigrafía semiautomática es muy similar a la manual, pero los pasos 4, 5 y 6 lo hará la máquina directamente. Esto supone varias ventajas, ya que agilizas el proceso y evitas errores humanos. Se suele hacer con tiradas grandes. El proceso lo podéis ver en el video principal de esta página y constaría de las siguientes fases:

  1. Colocación de la prenda sobre la plancha. Es necesario que quede completamente lisa la superficie. A veces, la máquina permite bastidores que aseguran la superficie que va a recibir la serigrafía.
  2. Accionamos la máquina serigráfica semi-automática. Eso hará que la malla baje hasta ajustarse con la prenda o el artículo a serigrafiar. Además, llenará la malla de tinta y volverá a pasar la espátula para dejar el diseño impreso.
  3. Debemos secar bien la tinta con un secador industrial, o al aire libre.

Serigrafía circular

tampografia

La serigrafía circular es genial ya que permite aplicar serigrafía en botellas para publicidad, tazas personalizadas o cualquier objeto curvo, circular o cónico. Gracias a la evolución de la maquinaria, se crean estas herramientas que son capaces de utilizar la malla mientras gira el objeto a serigrafiar. El proceso sería el siguiente:

  1. Colocación del objeto circular entre unos rodamientos y la tela de malla. Es conveniente que el objeto esté limpio, podemos hacerlo con alcohol isopropílico.
  2. Se ajusta la tela bien tensa y se alinea adecuadamente. Para ello, la misma máquina incorpora unas señales para facilitar la tarea al operario.
  3. Comprobamos que la zona de impresión del objeto y la regleta que aplicará el color esten bien colocados.
  4. Accionamos la maquinaria. Esto hará que se rellene el color de la malla y que se active por segunda vez, para marcar el diseño sobre la superficie de la botella.
  5. Al mismo tiempo que aplica el diseño, los rodamientos girarán al unísimo la botella y la malla, pudiendo tener la botella personalizada.

Serigrafía textil

La serigrafía en textiles como camisetas publicitarias, sudaderas con logotipo o camisas personalizadas ha evolucionado junto a la serigrafía. Es el tipo de serigrafía predilecta por la gente. Generalmente, este tipo de textiles se personalizan con varios colores, debiendo de adaptar la maquinaria para poder aplicarla adecuadamente.

Serigrafía

Estas máquinas pueden ser automáticas o semi automáticas. Y consisten en enormes estructuras llamadas pulpos de serigrafia que son de tipo carrusel y donde se fijan, de una parte, las prendas a serigrafiariar, y de otra, las pantallas en las que se descompone el logotipo.

Las características de estas máquinas pueden variar según la inversión que quieras asumir. Pueden variar el número de brazos que poseen, desde 4 hasta 20 brazos. Esta capacidad te permitirá la impresión de diseños con tantos colores como brazos tenga la máquina.

NOTA: Ten en cuenta que, como mencionamos en la parte de diseño, tiene que haber tantas pantallas como colores tenga el logotipo.

El proceso sería el siguiente:

Secado en serigrafía
  1. Fijamos las pantallas necesarias en cada brazo del pulpo de serigrafía.
  2. Fijamos la prenda a los caballetes inferiores de cada brazo y los tensamos bien. No puede tener arrugas. Estas máquinas suelen tener bastidores para fijar adecuadamente la prenda.
  3. Configuramos la máquina dependiendo del número de pantallas que vamos a utilizar y las prendas que vas a serigrafiar.
  4. Accionamos la máquina, y si es automática, ya se ocupa de aplicar los colores, eliminar el sobrante de tinta y serigrafiar el diseño sobre la prenda.
  5. Retiramos la prenda cuidadosamente, y la pasamos al túnel de secado.

Tunel de secado para la serigrafía

El tunel del secado es una cinta rotatoria que recoge los artículos textiles serigrafiados para secarlos. Esta le da el golpe de calor necesario para poder secar la tinta adecuadamente. Solamente tenemos que configurar la velocidad de dicha cinta y la temperatura interior de la máquina. Estas variables depende de la tinta que hayamos utilizado para la serigrafía, y del tejido.

Aunque sea el paso final, es imprescindible para asegurarnos que la tinta se quede fija durante toda la vida útil del artículo. Y es que hay numerosos trucos para fijar la tinta en textiles elásticos, con diferentes composiciones y texturas, que de otra manera podrían cuartearse y reducir su vida útil.

Algunos ejemplos de artículos personalizados en serigrafía