Ravanetto utiliza "cookies" para garantizar un correcto funcionamiento del carrito de pedidos. Al navegar a través de nuestros productos publicitarios aceptas el uso que hacemos de las "cookies" para poder ofrecerte los regalos personalizados más interesantes del mercado. Privacidad y cookies.

Regalos publicitarios personalizados para empresas

Descubre nuestras ofertas en regalos publicitarios y merchandising personalizado

Regístrate

Crea una cuenta para gestionar todas tus actividades con Ravanetto:

  • Seguimiento del estado de tus pedidos.
  • Proceso de solicitud de pedidos más ágil.
  • Guarda los productos en la cesta para más adelante.

Iniciar sesión

¿Has olvidado la contraseña?

Técnica de tampografía: ¿Qué es y cómo se aplica?

La tampografía es una de las técnicas de impresión que más se utilizan en el sector del regalo promocional. Relativamente moderna, permite la personalización de artículos publicitarios de cualquier tamaño, permitiendo flexibilidad en los materiales de la superficie que va a recibir el diseño.

En esta entrada veremos todos los instrumentos necesarios para llegar al artículo personalizado. Pasando por su historia, proceso de impresión, y post impresión. También veremos videos y ejemplos gráficos del resultado de la técnica de marcaje estrella en bolígrafos publicitarios, objetos curvos como botellas y en elementos con áreas de impresión reducidas.

Historia de la tampografía

Aunque las formas primitivas de la tampografía se remontan a varios siglos atrás, no es hasta el siglo XX cuando empieza a tener relevancia en la personalización de numerosos artículos. La necesidad de imprimir en superficies metálicas y plásticas con formas curvas o redondeadas hizo que se los ingenieros inventaran una nueva forma de impresión basada en una almohadilla de transferencia y un cliché, términos que veremos más adelante.

Hoy en día la tampografía viene utilizándose en una gran cantidad de empresas y procesos industriales. Desde utensilios médicos hasta las piezas de los automóviles, como es el caso de los intermitentes o los controles de panel. Por esta razón, esta tecnología está muy extendida, originando una especialización cada vez mayor que se traduce en unos costes asumibles. Esto permite a todas las empresas dedicadas a la personalización de artículos poder ofrecerlas a sus clientes.

Procedimiento de impresión para la tampografía

El procedimiento para realizar el marcaje de artículos publicitarios mediante tampografía requiere de maquinaria especializada. Además, es multitécnica, ya que para su correcto desarrollo se necesitan de varios profesionales de diferentes disciplinas (diseño, preparación del cliché y grabado del artículo).

tampografia

Para que la tampografía se pueda llevar a cabo, cada eslabón de la cadena debe ser realizado a la perfección ya que los procesos son acumulativos. Para empezar, dejaremos un glosario de los elementos necesarios para llevar a cabo esta técnica. Posteriormente empezaremos a describir cada una de las fases necesarias.

Elementos necesarios para realizar tampografía

  • Soporte. Estructura donde se sentará el operario que aplicará el diseño en la superficie del regalo publicitario. También se depositará la pantalla y la tinta.
  • Plancha de impresión o cliché. Generalmente metálica, es la responsable de darle la forma al diseño final y de almacenar la tinta del diseño.
  • Almohadilla de transferencia. Suelen estar fabricadas con silicona y nos servirá como "vehículo de transferencia" de la plancha a la superficie final.
  • Tinta. Generalmente son de base solvente, y se mezclan con pigmentos para llegar al color deseado. Otras son líquidas y se mezclan entre sí para construir el pantone necesario.
  • Sustrato. Término técnico para definir la superficie a donde se va a aplicar el diseño.

Fase de diseño de la tampografía

La primera fase para realizar tampografía empieza en el departamento de diseño. Mediante programas como Adobe Ilustrator o Photoshop, se debe crear el diseño vectorizado sobre el archivo que nos haya dado nuestro cliente.

Este proceso consiste en dotar a esta imagen con la máxima calidad posible, permitiendo que puedas reducirlo o ampliarlo todo lo que se necesite sin perder ni un ápice de calidad.

Una vez vectorizada nuestra imagen, debemos imprimir el fotolito con una impresora especializada. Este elemento es un simple papel de plástico donde se imprimirá el logotipo y que será necesario para preparar la plancha de impresión o cliché.

Preparando la plancha de impresión o cliché para tampografía

La fase de diseño será muy similar en todas las técnicas de impresión. Es a partir de este momento cuando empezamos a ver las características propias de la tampografía.

Una vez impreso el fotolito, se traslada a taller, donde una máquina especializada llamada "insoladora" llevará el diseño a la plancha de impresión. ¿Cómo? Mediante luz. Y una muy intensa, ya que traspasará el diseño que hay en el fotolito a una lámina metálica que será "grabada", como si de un anillo se tratase.

NOTA: Muchas empresas de artículos publicitarios externalizan la preparación del cliché, ya que requiere de maquinaria y procesos especializados que tiene cierto coste. En el taller de Ravanetto ya disponemos de todo lo necesario para agilizar los tiempos de entrega y poder jugar con los diseños como queramos.

Al tratarse de una lámina con cierto grosor, el proceso de insolado nunca traspasará la lámina metálica, con lo que se creará una cavidad que se podrá rellenar con tinta, y que servirá para la almohadilla de transferencia (veremos el proceso después).

Acondicionamiento de la máquina tampográfica

almohadilla-transferencia

Lo primero a configurar es el asiento del operario que vaya a plasmar el diseño en los artículos publicitarios. Generalmente, estas máquinas cuentan con un regulador de altura para personas más o menos altas.

Acto seguido, empezaremos a acoplar el cliché que se sujetará con una serie de tornillos. Cada elemento tendrá que estar bien ajustado para evitar que la tinta se corra o quede incorrecto.

Otra parte importante es la zona donde se incopora la plancha de impresión. Esta posee un riel concavo para almacenar la tinta previamente mezclada. Será desde este compartimento donde la máquina, con una paleta, irá rellenando el grabado de la plancha de impresión para que siempre tenga tinta.

Por último, se debe limpiar bien la almohadilla de transferencia, ya que puede tener restos de impresiones previas. Esto lo podemos hacer con un poco de cinta adhesiva, que borrará cualquier trazo que haya quedado, pudiendo comprobar visualmente que se haya borrado por completo.

Preparación del sustrato o artículo publicitario

El sustrato no es más que el nombre técnico de la superficie donde quieres colocar el logotipo, eslogan o diseño. Como podréis imaginar, debe estar bien sujeto para que la impresión sea uniforme.

Para conseguir esto, cada máquina de tampografía tiene diferentes soportes, pero muchas veces no tienen las características que necesitamos para poder acoplar todos los artículos que vas a necesitar. Es por eso que se suelen hacer moldes con trozos de madera para hacerlo de manera personalizada.

NOTA: Si haces el molde tu mismo, recuerda ponerle algún papel adhesivo en la parte baja del mismo. La necesidad de fijarlo a la máquina es fundamental, ya que de lo contrario el diseño acabará en zonas diferentes por cada artículo publicitario.

Pruebas de impresión en tampografía

Una vez configurada la máquina y el sustrato, tan solo te queda probar como va a quedar el diseño. Una manera de comprobarlo sin tener que hacerlo sobre el artículo promocional es colocar un trozo de plástico transparente encima y realizar impresiones de pruebas.

De esta manera, podrás ajustar el molde, la altura y cualquier elemento para que haga la impresión deseada.

NOTA: Si por cualquier razón tienes que probarlo sobre el artículo publicitario (y siempre que lo admita) podras borrar el diseño con un poco de disolvente.

Proceso de impresión en tampografía

Fases de tampografía

Ya con todo configurado correctamente solo nos queda personalizar nuestros artículos publicitarios. El proceso para hacerlo será de lo más sencillo. El operario colocará el objeto sobre el molde y accionará la palanca de la máquina que hará varias acciones por orden:

  1. La paleta llevará todo el color a la plancha de impresión.
  2. Acto seguido retirará toda la tinta, por lo que solo quedará tinta en la zona del diseño.
  3. La almohadilla de transferencia (que ya hemos comentado que está fabricada en silicona) irá a la zona del diseño empapándose de tinta con la forma del logotipo. Será muy parecido al mojado de un sello tradicional.
  4. La almohadilla, ya con el diseño, se irá directamente a nuestro artículo publicitario, dejando el logotipo impreso.

Este proceso se repetirá tantas veces como artículos publicitarios tengas. Solo te debes preocupar por recargar de tinta en caso de que falte.

NOTA Si lo que quieres es realizar una impresión a más de un color, se necesitará de una maquinaria especial que lo permita. Aunque el proceso es bastante similar al anteriormente descrito.

Post-impresión: Curado de la tampografía

En algunos casos la parte post-impresión es fundamental para evitar que la tinta se corra, no se fije adecuadamente, o se borre fácilmente. Es un proceso sencillo, pero necesario cuando la impresión se realiza en superficies delicadas.

Tan solo consiste en incorporar los artículos publicitarios en una cinta transportadora que pasa por un secador industrial. Este le da un golpe de calor que seca la tinta más superficial. Posteriormente, se deja reposar el artículo publicitario durante 48 horas más para terminar el proceso de secado.

Este proceso es importante en determinadas superficies, como las metálicas y en determinados polímeros, ya que pueden necesitar tratamientos extras para evitar que la tinta sea expelida.

A modo de conclusión

Como veis, todo el proceso previo a la impresión mediante tampografía es muy técnico. Aunque aquí lo explicamos de manera pormenorizada, será bastante rápido. Sobre todo cuando tienes más de 30 años de experiencia en la impresión de artículos publicitarios como en Ravanetto.

Recuerda que podrás conocer más acerca de otras técnicas de impresión, como la serigrafía que es la prima de la tampografía.